Abraham Lincoln: Vampire Hunter (2012)

Me rehusaba completamente a ver este filme por el hecho de tratarse sobre uno de los personajes más emblemáticos de la historia de Estados Unidos pero con vampiros, es una combinación que no causa atracción en mi. Recalco ante todo que me encantan las películas de corte histórico y también los temas sobre vampiros, pero simplemente este juego no me llamaba mucho que digamos. Después de todo vi Abraham Lincoln: Vampire Hunter y fue grata la sorpresa que me llevé con la calidad de la película.

La dirección está a cargo de Timur Bekmambetov, quien ya tiene bastante experiencia trabajando con ciencia ficción y efectos especiales. Dentro sus trabajos podemos citar Night Watch (2004)Day Watch (2006) y Wanted (2008). La producción es nada más y nada menos que del mismísimo Tim Burton.

El personaje principal del filme (obvio) es Abraham Lincoln (Benjamin Walker), quién cuando pequeño tuvo que presenciar la muerte de su madre por una extraña enfermedad que terminó siendo causada por el vampiro Jack Barts (Marton Csokas). Al pasar los años, la sed de venganza fue creciendo en Lincoln, hasta que conoció a Henry (Dominic Cooper), un aparente caza vampiros que le enseña todo en la materia. Según avanza el tiempo, Lincoln se va dando cuenta que además de cazar vampiros en las noches, quiere incursionar en las leyes y la política, llevando así una doble vida que muy pocas personas conocen, inclusive Mary Todd (Mary Elizabeth Winstead) quien llega a ser su esposa no se entera hasta último momento de lo que está realmente sucediendo.

Los vampiros deciden unirse contra las fuerzas del sur y así poder vencer el ejército que sigue las órdenes del ya presidente de los Estados Unidos y verdugo de vampiros. Es precisamente en este momento donde la cacería se intensifica, se planea y se lleva a cabo una guerra entre humanos y vampiros para salvar a la nación.

Los efectos especiales están asombrosos y quizás fue la parte que más me gustó de toda la película, dado que la trama además de poco creíble y tergiversada, es algo aburrida por momentos. En cuanto a la fotografía debo admitir que está apreciable en grandes momentos de la película, sobre todo cuando más se va acercando al final. La recomiendo que la vean si quieren pasar un rato de entretenimiento un fin de semana. Mi puntuación es de 6.5 / 10.

Avance:

Enlace IMDb