Carpinteros (2017)

Quiero empezar mi crítica con alegría y emoción, por haber presenciado nuevamente un producto dominicano de calidad internacional y que ya empieza de una vez por todas a dar buenos frutos. Esto es Carpinteros, la última película del director dominicano José María Cabral, y quién ha sabido ganarse de forma justa y merecida el público que en esta media isla ama el buen cine, esto lo viene haciendo desde que trabajó con Jaque Mate!.

La historia de esta cinta nos muestra un drama que versa principalmente sobre Julián, un joven que acaba de ser ingresado en una de las cárceles dominicanas y que por inercia debe aliarse con algunos reclusos para proteger su vida dentro de la cruda prisión. Desde el primer momento a Julián le llama bastante la atención una acción que realizan los reos desde el plantel masculino, estos se suben en las rejas de los pasillos que dan al exterior y por señas se comunican con las internas del pabellón femenino y a dichos interlocutores se les llama carpinteros o carpinteras. Entre estas mujeres se encuentra Yanelly, que es pareja de Manaury, el nuevo compañero de celda de Julián.

Por condiciones y circunstancias típicas de las cárceles a Manaury lo trasladan de pabellón y es Julián quién termina sirviendo de carpintero en representación de su compañero. Todo se empieza a complicar cuando Julián ya no pasa los mensajes de Manaury y empieza a hablar con Yanelly por cuenta propia y para su propio beneficio.

He quedado maravillado con el trabajo de los actores Jean JeanJudith Rodriguez PerezMario Nunez y Manuel Raposo. Por fin ya no se ven las caras quemadas y las malas actuaciones que son insignia de un cine local que por muchos años produce más residuos que resultados y dónde los pseudo-directores se empeñan en reciclar una y otra vez la misma fórmula absurda que si bien es rentable no es lo que las personas ávidas de cine queremos, ni es la forma de darnos a conocer en festivales internacional como ha sucedido con Carpinteros.

Entre las tantas cosas buenas que se pueden seguir mencionado de esta gran película quiero hacer mención especial del uso del lenguaje. Es común ver en las películas a dominicanos hablando como no hablan los dominicanos en sentido general e interpretando papeles de personajes que en la vida real distan del léxico que nos muestran. Así mismo brilla la fotografía y un enganche en la trama desde el justo momento en que inicia la película. De mis partes favoritas tengo que destacar las escenas de tomas únicas con seguimiento, aún no salgo del asombro que me causó ver tan buenas tomas y con tanta calidad. Y el final no pudo ser más inteligente.

Les recomiendo a todos y cada uno de los dominicanos que vayan al cine a ver la que hasta el día de hoy y en mi muy humilde opinión es la mejor película dominicana. La voy a puntuar con un 9.0 de 10, sobre todo por ser la primera en su tipo.

Avance:

 

Enlace IMDb

Deja tus comentarios