Ichimei (Hara-Kiri: Death of a Samurai) (2011)

hara-kiriEl cine japonés es uno de los más serios que he visto, sobre todo cuando estamos hablando de drama o el género histórico. Este trabajo del director Takashi Miike (13 AssassinsAuditionIchi the KillerThe Bird People in China) le hace honra a lo que acabo de decir. Junto a los maestros Akira KurosawaMikio NaruseKenji Mizoguchi y Kinji Fukasaku, Miike se encuentra entre los mejores cinco directores japoneses, según mi humilde criterio y sin restarle importancia a otro director moderno que ha sabido ganarse su buena fama sobre todo entre los seguidores del animé que terminan viendo cine por referencia a este último género, estoy hablando de Ryûhei Kitamura, el director de Azumi y Versus.

La película cuenta la historía de Motome (Eita), un samurai de poca experiencia que decide recurrir a la casa de un prestigioso clan con la finalidad de que le sea concedido el honor de practicarse el Seppuku o Hara-Kiri, pero en realidad es toda una falsa montada con la finalidad de comprometer dicho clan a una situación embarazosa y pedirle luego dinero a cambio para poder pagarle un médico a su esposa e hijos que están muriendo. Esta práctica llegó a ser muy común a mediados de los años 1600 en Japón, dónde muchos clanes cedían el patio interior para que el samurai realizara dicho ritual.

A Motome las cosas no le salen como estaban planeadas, ya que el clan al que acude es muy estricto con sus normas y rituales, motivo por el cúal es obligado a realizar el Seppuku con una simple espada de madera. Al cabo de los meses llega otro samurai de nombre Hanshiro (Ebizô Ichikawa), quien va a pedir el mismo favor, pero con intenciones muy diferentes, ya que Motome era muy allegado a Hanshiro y la única finalidad de su presencia ante el maestro Kageyu (Kôji Yakusho) es la venganza.

El filme es básicamente el relato de dos historias por sus propios protagonistas, lo que me pareció genial. Podemos ver como la película tiene un excelente balance entre drama, acción y contenido histórico de muy buena calidad, sin duda alguna es uno de los mejores trabajos de Miike. La fotografía y musicalización están muy bien logradas, así comos los efectos especiales.

Recomiendo enormemente que la vean, sobre todo si les apasiona la historia japonesa y el tema de los samurais. Le dejo una puntuación de 7.5.

Avance:

Enlace IMDb