La Campana (2011)

la compana

Ya he mencionado anteriormente que me encantan las óperas primas que llevan la línea del drama, no ha sido la excepción con La Campana, una película de Fredy Torres. La trama toma lugar en Mar del Plata en Argentina, en la época de guerra con Inglaterra por el control de Las Malvinas. En esta peculiar e importante ciudad convive una enorme comunidad de pescadores, en este grupo se encuentra Juan (), el encargado de una embarcación después de su capitán, quien repentinamente muere y le pide a Juan que cuide de su hija Laura (), una adolescente muy hermosa que empieza a conocer la vida y sus placeres.

Con el pasar del tiempo Juan se ve agobiado por la lealtad que le tuvo a su difunto capitán, la promesa de cuidarle su hija, el amor paternal que siente por ella y el deseo carnal que también le arropa. Lucho () es el ayudante de Juan en la embarcación, pero debe ausentarse y alistarse al ejército para defender la soberanía Argentina ante las tropas inglesas. Al quedar solo con la embarcación, Laura insiste en prestarle ayuda y formar parte del grupo de marinos de Mar del Plata, pero es rechazada casi por unanimidad, ya que es vista como una hija para todo el grupo.

Juan no cree en la fantástica leyenda de la campana. Se contaba de un misterioso sitio mar abierto, dónde el tiempo practicamente se detenía y una tarde ahí eran décadas en el resto del mundo. Por no creer es que en varias ocasiones Juan decide arriesgarse mar adentro a pescar con su pequeña embarcación, hasta que misteriosamente un día recoge una botella con un mensaje adentro que le pedía regresar si lo leía, ya que habían pasado largos meses sin que se supiera de él. Intrigado por la sorpresa decide regresar para enterarse que han transcurrido 20 años desde que dejó Mar del Plata para irse mar adentro. Ya nada es lo mismo en la ciudad, sus amigos han muerto la mayoría y Laura ya no lo esperaba. La locura empieza a hacerse eco y la desesperación amarga la vida de Juan.

Como la mayoría de las buenas películas Argentinas, me dejó un buen sabor a Gardel y bocanadas de Borges. El cine Argentino es tango y poesía, es hermoso. La fotografía está muy bien lograda, buena musicalización y sobre todo una película intensa que me mantuvo al pendiente en todo momento. Mi puntuación es 7 de 10, aunque admito no saber cómo es posible que en IMDb haya obtenido una calificación tan baja. Para los amantes del cine latinoamericano es altamente recomendada.

Avance:

Enlace IMDb