Rogue One: A Star Wars Story (2016)

La espera ha terminado, ya tenemos en los cines el más reciente filme de la mejor saga del mundo, Star Wars. Hablo de Rogue One: A Star Wars Story. Tuve la grandiosa oportunidad de asistir al estreno de media noche en uno de los Caribbean Cinemas de Santo Domingo, específicamente en Galerias 360 y la experiencia fue simplemente grandiosa. La emoción fue tan grande que ni se compara con lo propio en los lanzamientos de Star Wars: The Force AwakensStar Wars: Episode III – Revenge of the Sith.

Rogue One está dirigida nada más y nada menos que por Gareth Edwards, un nuevo conocido que estuvo a cargo de la última entrega de Godzilla y Monsters. Si bien las primeros rumores apuntaba a que sería J. J. Abrams, todo se aclaró sobre la marcha según fue avanzando el tiempo. En la parte protagónica tenemos a Felicity Jones (The Theory of Everything) encarnando a Jyn Erso, a Diego Luna (Y tu Mamá También, Milk) en el papel de Carssian Andor, Mads Mikkelsen (Jadten, Hannibal) como Galen Erso y Forest Whitaker (The Last King of Scotland) como Saw Gerrera y nada más y nada menos que el propio James Earl Jones en las voces de Darth Vader.

La trama versa sobre algo ya conocido pero que como fanáticos deseábamos ver en la pantalla. Me refiero a ese hueco entre Revenge of the Sith y A New Hope, el cómo obtuvo La Rebelión los planos de la Estrella de la Muerte y todo el costo que esto significó para los cientos de miembros que lucharon para que eso sea posible. Es aquí dónde entra Galen Erso, un científico reclutado por El Imperio para constuir y llevar el desarrollo de esa gran arma que ya conocemos. Su hija, Jyn tras años como fugitiva de El Imperio se une a La Rebelión por varias causas, entre ellas el vínculo que mantiene la causa con su familia. Todo da un enorme giro cuando aparece un piloto con un mensaje urgente que ha sido enviado por Galen y que debe ser entregado personalmente a Saw (salvador de Jyn y amigo inseparable de su padre). Les voy a pedir disculpas, pero me quiero limitar a solo mencionar esa parte de la trama para que la experiencia causada por lo que vean sea igual de magnífica que la mia.

Pero hablemos de efectos especiales, un común denominador de toda la saga y que no ha sido excepción en esta entrega. El derroche visual empieza con el característico intro del espacio y una nave que atraviesa el horizonte, aunque, admito que me quedé esperando la introducción de letras amarillas corriendo hacía arriba. El sonido es otro de los factores increíbles de la película, sentir como se aproxima una nave o el trayecto de un rayo láser y que suena tan real como si realmente estuvieras dentro de la película.

No es para nadie una sorpresa la aparición de Darth Vader ya que en los avances logramos apreciar su presencia. Si son tan fanáticos deben saber que la participación de este magnífico villano en A New Hope es de menos de 15 minutos, pero sin embargo marcaron en la historia un antes y un después. Pues en Rogue One aparece por menos tiempo, pero con mayor impacto que en cualquier otra película de la saga, sobre todo las escenas finales que causaron tantos aplausos y gritos en esa sala de cine. Me atrevo a decir que estamos ante la mejor Star Wars hasta la fecha, mejor que The Empire Strikes Back y Revenge of the Sith.

Mi recomendación a los fanáticos es que vayan corriendo al cine a verla y a los no fanáticos que no han visto nada de Star Wars pues les recomiendo que primero vean A New Hope y luego esta, así el final les hará mucho más sentido. Aunque ahora que lo pienso, ¿por qué hay personas que aún no han visto esas 7 películas?. Mi puntuación general es de 500 9.0 de 10.

Avance:

 

Enlace IMDb

Artículos relacionados

Deja tus comentarios