Spider-Man: Homecoming (2017)

Ayer tuve la oportunidad de asistir al preestreno de Spider-Man: Homecoming y tengo buen sabor a cine. Esta nueva entrega de la ya famosa saga viene de la mano del director Jon Watts, quién a mi juicio, antes de esta Spider-Man solo tenía un trabajo bien realizado y me refiero al filme Cop Car que fue protagonizado por Kevin Bacon, James Freedson-Jackson y Hays Wellford.

La historia de Spider-Man: Homecoming versa sobre un adolescente Peter Parker que está siendo tutorado (si le podemos llamar así) por el mismísimo Tony Stark. La idea de dicha tutoría es en realidad una preparación para que en un futuro llegase a formar parte del equipo de Avengers (o eso parece). Vemos a un Spider-Man más apegado al chistoso y relajado super héroe urbano, esta parte en particular me agradó bastante. El enemigo que debe enfrentar en esta entrega es Vulture, encarnado nada más y nada menos que por Michael Keaton. Ver a Keaton en este papel me causó gracia en el buen sentido de la palabra ya que no pude evitar comparar este rol con el de Birdman or (The Unexpected Virtue of Ignorance). Otro dato importante sobre la trama es que nos presentan personas que son importantes en el Universo Marvel y hasta pasan desapercibidos (no les quiero arruinar la sorpresa) y que la línea temporal es justo dónde terminó la última entrega de Avengers.

Las actuaciones estelares estuvieron geniales, como ya es costumbre en los trabajos que venimos apreciando de Marvel Studios. Me sentí bastante a gusto con las actuaciones de Tom Holland en su papel de Peter Parker, actuaciones naturales e identificación con un super héroe que hemos estado cambiándole el rostro de forma constante, lo disfrutamos primero con Tobey Maguire, luego con Andrew Garfield y pues ahora con Holland. Cabe mencionar que ya Holland tiene asegurada la secuela de este filme y el papel de Nathan Drake en la venidera película de Uncharted. Sobre las actuaciones de Michael Keaton o Robert Downey Jr. no hay nada que agregar, son actores que nos tienen acostumbrados a papeles geniales, esta no ha sido la excepción.

Ya hablando de los efectos especiales se debe hacer mención especial de la calidad inigualable, al igual que la fotografía. Los segundos planos de la ciudad de New York y las escenas de seguimiento mientras Spider-Man se desplaza entre los edificios son geniales, sobre todo en 3D, a mi juicio el mejor 3D que haya visto jamás en una película. El sonido es otros de los aspectos excepcionales de los que se pueden disfrutar en el filme. ¿Recomendaría esta película a mis lectores? Por supuesto que sí, más que recomendarla les pido que vayan a verla, no se arrepentirán, la considero la mejor de todas las películas de Spider-Man. Mi percepción sobre Spider-Man Homecoming es de 8.0 de 10.

Por cierto, los que seguimos las películas de Marvel Studios ya lo sabemos pero no está de más mencionarlo, no se paren de sus asientos cuando empiecen los créditos, se deben quedar para llevarse no una, dos gratas sorpresas. Deben quedarse literalmente hasta el final.

Avance:

 

Enlace IMDb

Artículos relacionados

Deja tus comentarios