The Book Thief (2013)

the book thiefUsualmente, siempre que veo una película que toma lugar en la segunda guerra mundial el sentimiento de satisfacción es muy elevado. Precisamente esto ha sucedido con The Book Thief, basada en el libro de Markus Zusak que lleva el mismo nombre. La dirección de este magnífico trabajo estuvo a cargo de Brian Percival, aunque poco conocido, se dejó notar considerablemente en el 2009 con otra de sus obras llamada A Boy Called Dad y que cuenta la historia de un chico de 14 años que debe enfrentarse a la dura situación de ser padre.

The Book Thief está protagonizada por  y cuenta con la gran narración de . No he tenido aún la oportunidad de leer el libro de Zusak, así que lamentablemente no podré hacer ningún tipo de comparaciones entre ambas versiones de la historia.

La trama de esta película tiene lugar en la Alemania nazi de la segunda guerra mundial, y nos cuenta la historia de Liesel (Nélisse), una niña quién es entregada en adopción a Hans (Rush) y Rosa Hubermann (Watson) debido a que su madre (una comunista) no tiene posibilidades de sobrevivir ante la persecución política de la que es objeto por diferir del idealismo nacional socialista de la época. Ya en su nueva casa, a Liesel le va costando adaptarse a la ausencia de su madre, empieza a ir a la escuela y a interesarse por la lectura gracias a un manual de sepulturas que robó en el entierro de su hermano pequeño.

Con la ayuda de Hans, Liesel va moldeando la que terminaría siendo una de sus mayores pasiones, leer. Sin embargo, encontrar libros se le hacía difícil hasta que tuvo la oportunidad de conocer a la esposa del alcalde a quién Rosa le realizaba trabajos de lavandería. La relación entre esta señora y Liesel se va intensificando con el paso de las semanas y se le permite pasar ratos en la biblioteca de la familia. El alcalde sin embargo no estuvo de acuerdo con estas actividades y Liesel eventualmente se ve forzada a realizar varios hurtos de libros.

Estos libros sustraídos son leídos en presencia de Max (Schnetzer), un joven judío que Hans y Rosa mantienen oculto en su sótano. Precisamente por este tipo de actividades es que Max y Liesel desarrollan un cariño mutuo que les dará las fuerzas necesarias para sobrevivir durante la guerra. La narración con la que cuenta esta película es muy interesante ya que está realizada desde la perspectiva de la muerte, es la muerte quién nos habla en retrospectiva de lo que ya ha pasado con los personajes.

Como suele suceder en muchos de los filmes europeos la fotografía es más que impecable, genial y maravillosa. Lo mismo aplica para su música. Esta película la recomiendo a los cuatro vientos, todos deben verla. Le dejo una puntuación de 8.0 de 10.

Avance:

Enlace IMDb