Tricom, o cómo pasar de un buen servicio a uno pésimo

tricomHace prácticamente dos años que soy cliente de Tricom, inicialmente solo con el servicio de internet (empecé con 10 Mbps y luego subí a 30 Mbps) y todo andaba de las mil maravillas, tanto el servicio al cliente en las oficinas como el telefónico. Estaba tan a gusto que decidí contratar sus servicios de televisión por cable y un número fijo VoIP que prácticamente venía gratis por el hecho de tener los tres servicios combinados o lo que ellos llaman el Triple Play y que dicho sea de paso el teléfono solo lo usa mi madre para llamarme, literalmente.

Soy de esas personas que siente que debe obtener lo que paga, no por el hecho de pagarlo, es por simple respeto como consumidor y estamos en un país en que decides abandonar tus productos en una compañía mala para irte a otra que a la corta o a la larga te saldrá peor, igual que con la política, entiendo que ya es parte de nuestra idiosincrasia no quejarnos de la debida manera.

¿Pero por qué estos dos párrafos anteriores? Quise en modo de introducción tratar mis breve historial de buenos servicios con Tricom y lo buen cliente que hasta ahora entiendo que soy. Pero vamos casi al grano, primero debo recalcar la siguiente publicación que hice en Facebook en la cuál felicitaba a Tricom por su excelente IVR y de cómo en poco tiempo el cliente se entera del estado de sus averías. Hasta ese momento yo era un cliente feliz.

Mi felicitaciones a Tricom por su IVR enfocado al cliente. He notado que no tengo internet y decido llamar para…

Publicado por Vic Abreu en Viernes, 26 de agosto de 2016

 

¿Y entonces que sucedió? El sábado 27 de agosto me dirigí a las oficinas de Tricom en Ágora Mall para solicitar un traslado puesto que el sábado 3 de septiembre me iba a mudar y pues quería agilizar todo el proceso. Ese mismo día en la tarde me estaban llamando para pasar a realizar dicho traslado pero no fue posible ya que aún EDESUR no me instalaba la luz eléctrica. El miércoles 31 en la tarde me llama una representante de Tricom y coordinamos que el técnico iba a pasar el viernes 2 de septiembre después de las 4 de la tarde. Pedí un permiso en el trabajo para salir temprano y estar acompañando a dicho técnico, pero eran las 7 de la noche sin que éste apareciera o llamara y me tocó entonces contactar a servicio al cliente para preguntar las razones por las que nunca apareció el susodicho a lo que recibo la respuesta de que la orden estaba detenida porque yo había quedado de avisar. ¿Y qué pasó con la llamada del miércoles? Pues nada, esa jovencita no coordinó la cita. No quedó de otra que abrir NUEVAMENTE la solicitud de traslado. El sábado 3 de septiembre cerca de las 5 de la tarde se aparece el técnico.

Todo iba bien hasta que el técnico me dice que volverá mañana (domingo 4 de septiembre) puesto que parece que no hay nadie en las oficinas que los asista para activar el internet y el teléfono, solo me instaló el servicio de televisión por cable. Pasó el domingo, lunes y martes, todavía lo estaba esperando. Grata fue mi sorpresa cuando llamé el martes 6 de septiembre en la tarde y me dicen que la orden está completa, el técnico la cerró. Más grande fue por supuesto mi incomodidad en ese momento porque no era cierto que los servicios estaban instalados y nunca obtuve seguimiento por el técnico o nadie más de Tricom. No quedó más alternativa que abrir una reclamación sobre los servicios no instalados. Hoy es sábado 10 de septiembre y nadie se ha dignado en ir a mi casa o a llamarme para darme una hora exacta en que me vayan a visitar.

Llamé el miércoles 7, el jueves 8, el viernes 9 y por supuesto varias llamadas hoy sábado 10. He hablado con representantes de servicio al cliente que insisten en que no pueden hacer nada por mí y que su trabajo se limita a abrir una reclamación, he hablado con dos supervisores diferentes que me confirman lo mismo que los representantes. Entonces yo me hago las siguientes preguntas, ¿quién puede hacer algo por mí? ¿Me toca resignarme, seguir pagando un servicio que no tengo y quedarme de brazos cruzados hasta que alguien sienta pena por mi caso y cumpla su parte del contrato de darme los servicios por los que yo estoy OBLIGADO a pagar? ¿Qué pasaría si incumplo yo y no les pago? La respuesta de esta última pregunta me la se, me pasarán a legal y con el tiempo allanarán mi casa exponiéndome a la vergüenza de mis vecinos, llevándome ante la justicia y recordándome que era la parte del contrato que yo debía cumplir. ¿Y la parte de ustedes? Bien gracias, bienvenidos a República Dominicana.

No ha valido decirles que voy a cancelar los servicios si no me cumplen, eso es indiferente para ellos. Las llamadas de hoy las grabé y las tengo como pruebas de su incumplimiento, hice que me repitieran los nombres de cada uno de los representantes, los números de las 3 reclamaciones y sus respectivas fechas de compromisos (no cumplidas ningunas) y el nombre del técnico que de forma irresponsable cerró una solicitud que no completó. Por lo visto debo cumplir mis amenazas de cancelar los servicios, con el riesgo de que quieran cobrarme una cuota por terminación de contrato (que ellos no están cumpliendo). Me tocará ir a Indotel y hacer valer mi derecho de consumir.

Hago la reflexión de porqué pasan estas cosas en mi país y menciono lo mismo que escribí al inicio del artículo, te vas de una compañía mala a otra peor. En un país que se respete hace tiempo que mi servicio se hubiera restablecido, de hecho el técnico no se hubiera atrevido a dejarme los servicios a media. Tricom me hubiese estado llamando y pidiendo excusas y ofreciéndome compensaciones monetarias y meses de servicio gratis, pero eso no va a pasar en República Dominicana. Lo que pasará es que yo como cliente sigo siendo un número más en los estados financieros de estas empresas que poco les importa ver un cliente feliz y se les olvida que su razón de ser sale de nuestros bolsillos. Pasará que seguiré sin servicios y me llegará la factura que deberé pagar. Pasará que volveré al proveedor malo de hace años a ver si no me va tan mal como ya me fue. Pasará que de seguro este artículo llegue a los ojos de un ejecutivo de Tricom y lo obvien. Pasará que simplemente me he desahogado para mi paz personal, no en pos de que esto conlleve a que se resuelvan mi problema.

Maldito sea el servicio al cliente irresponsable de mi país.

Muy responsablemente, mi número de servicio es 809.475.6979.

Artículos relacionados

Deja tus comentarios